Patología ORL Infantil

DISFUNCIÓN TUBÁRICA (DT)

La Trompa de Eustaquio es una estructura que comunica el Oído Medio con la pared lateral de la Rinofaringe.

Funciones de la Trompa de Eustaquio
Proteger al oído Medio de las secreciones nasofaríngeas y del Ruido. Realizar el drenaje hacia la Rinofaringe de las secreciones del Oído medio

Llevar a cabo la ventilación del Oído Medio

La Trompa de Eustaquio se encuentra cerrada en reposo y se produce la apertura activa durante la deglución y masticación. Esta apertura activa intermitente mantiene presiones cercanas a las del ambiente en el Oído Medio. Cuando la Trompa de Eustaquio no funciona bien, produce una mala ventilación del Oído Medio, se reabsorbe el aire existente en estas cavidades y aparece una presión negativa, contribuyendo a la inflamación del oído medio.

La Ototubaritis es un cuadro inflamatorio de la TE y puede constituir el primer paso en la patogénesis de problemas en el Oído Medio.
La obstrucción de la TE puede ser funcional o mecánica:

  • Funcional: Infección del tracto respiratorio superior, sinusitis crónica, Rinitis alérgica, tabaco, reflujo gastroesofágico o el efecto de la radioterapia.
  • Mecánica: Hipertrofia Adenoidea (Vegetaciones) y tumores de Rinofaringe.

Los Síntomas mas frecuentes de la Ototubaritis son la sensación de taponamiento ótico, chasquido auditivo al tragar y el paciente refiere que le “retumba la voz” al hablar.
El Diagnóstico se realiza mediante Otoscopia, exploración endoscópica nasal y Timpanometría para valorar la presión del Oído Medio.

Esta patología es especialmente frecuente en la infancia ya que la TE es mas corta, mas ancha y mas horizontal respecto al adulto, lo que hace al oído mas vulnerable a las infecciones. Además, la obstrucción de la trompa es habitual en los niños debido a la presencia de vegetaciones y a los continuos procesos infecciosos de vía respiratoria alta (catarros, congestión…).

OTITIS MEDIA SEROSA (OMS)

Es la colección de líquido en el Oído Medio (OM) en ausencia de signos o síntomas de infección aguda. Es un proceso que tiende hacia la resolución y que no siempre requiere tratamiento.

Es la causa mas frecuente de pérdida de audición en la infancia y puede afectar negativamente al desarrollo del lenguaje.

Se produce por una Disfunción de la TE como hemos comentado anteriormente. La persistencia de presiones negativas en el Oído Medio induce un cambio en el tipo de células del Oído Medio (metaplasia mucosa), pasando a ser células secretoras que producen moco,  y un trasudado en el OM. El resultado es el acúmulo de líquido dentro de las cavidades del OM.

También se produce por infección bacteriana e inflamación. Aunque no hay signos de inflamación aguda, hasta en el 50% de los casos se aíslan gérmenes en el líquido del Oído Medio (S. Pneumoniae, H. Influenzae y M. catarrhalis)

El papel de la alergia es discutido, aunque los pacientes que sufren alergia desarrollan otitis Media Serosa con mayor frecuencia.

Inicialmente puede ser asintomática, y aparecer en el contexto de un cuadro inflamatorio de vía respiratoria superior. Por lo que no es infrecuente que se diagnostique de forma casual durante la visita del niño al Otorrinolaringólogo.

El síntoma principal que produce es la hipoacusia y la sensación de taponamiento ótico. Debido a que no produce dolor ni fiebre, el niño no se suele quejar de nada, debemos sospechar esta patología cuando el niño hace repetir las cosas, hay retraso en la adquisición del lenguaje o porque alertan los profesores que últimamente esta mas despistado y sospechan problema de audición.

El Diagnóstico se basa en la Exploración Otoscópica y en las pruebas audiológicas.

En ocasiones la otoscopia es muy sencilla porque se ven niveles hidroaéreos o moco blanquecino detrás de la membrana timpánica, pero otras veces los hallazgos exploratorios son muy similares a la normalidad, por lo que exige un gran entrenamiento por parte del especialista para que no pase desapercibido este problema. La timpanometría es otra exploración que nos ayuda en el diagnóstico, siendo una curva de tipo B.

El tratamiento es muy controvertido debido a la tendencia a la resolución espontánea. Los fármacos que se utilizan habitualmente por ser mas efectivos son los antibióticos y los corticoides. Cuando persiste la OMS bilateral con hipoacusia durante 3 meses, el tratamiento de elección es Quirúrgico, mediante la realización de una incisión en el Tímpano (Miringotomia), aspiración del contenido del Oído Medio y colocación de un tubo de ventilación (drenaje Transtimpánico). Existen varios tipos de drenajes en el mercado, y la elección del mismo será del Cirujano otorrinolaringólogo según las características del Oído y del paciente. Esta intervención se realiza bajo anestesia general o sedación en niños, y bajo anestesia local en adultos. Debemos mantener unos meses los drenajes hasta que la mucosa del oído medio regrese a la normalidad. Durante este tiempo el niño realiza vida totalmente normal excepto porque debe evitar la entrada de agua en los oídos.

Animación DTT Cirugía DTT

Cuando el problema Tubárico es crónico, puede evolucionar hacia Otitis Media Crónica u Otitis Adhesiva y si el líquido del OM se infecta estaremos ante una Otitis Media Aguda.

OTITIS MEDIA AGUDA (OMA)

Otra patología con entidad propia en la infancia es la Otitis Media Aguda. Es un proceso inflamatorio que afecta a las cavidades del Oído Medio, generalmente infeccioso. Se trata de uno de los procesos mas frecuentes en la edad pediátrica. Aparece generalmente de forma secundaria a procesos infecciosos respiratorios en los niños.

La disfunción de la Trompa de Eustaquio es el factor que mas importancia tiene en relación con la OMA. Las características anatómicas de la trompa de Eustaquio mencionadas anteriormente, junto con la mayor frecuencia de infecciones de vía aérea superior en la infancia y la existencia de hipertrofia adenoidea, facilita el flujo de secreciones infectadas desde la Rinofaringe hasta el Oído Medio. Los patógenos mas frecuentes son el S. Pneumoniae (30-35%), H. Influenzae (20-25%) y M. Catarrhalis (10-15%).

Los síntomas principales son el dolor de oído y la pérdida de audición junto con síntomas generales como fiebre de instauración rápida.

El diagnóstico se basa en la sintomatología del paciente junto con la exploración mediante otoscopia del niño.

El tratamiento se basa generalmente en la administración de antiinflamatorios, como ibuprofeno y/o paracetamol, y antibiotícos. En casos de OMA de repetición la colocación de drenajes transtimpánicos puede ser una alternativa de tratamiento.

HIPERTROFIA ADENOIDEA-ADENOIDITIS

Una entidad asociada con mucha frecuencia a la disfunción tubárica y patología de Oído Medio es, la Hipertrofia adenoidea. Se trata del aumento de tamaño de las adenoides (vegetaciones) en la pared posterior de la Rinofaringe, por lo que los niños afectados por este problema presentan síntomas de obstrucción nasal y obstrucción de la Trompa de Eustaquio.

Debido a la obstrucción nasal son niños que respiran mal por la nariz, están continuamente con la boca abierta, presentan mucosidad nasal continua y ronquido nocturno. Si la insuficiencia respiratoria nasal persiste en el tiempo, se produce una malformación del macizo facial con paladar ojival, maloclusión dental y la cara adquiere una forma afilada característica llamada “facies adenoidea”. Por obstrucción de mecánica de la Trompa de Eustaquio estos pacientes se encuentran frecuentemente afectados de problemas en el Oído Medio y Trompa de Eustaquio.

El diagnóstico se basa en la clínica del paciente y en la exploración física. Podemos visualizar directamente las Vegetaciones mediante una Endoscopia Nasal o demostrar la hipetrofia gracias a la realización de una Radiografía lateral del cráneo.

Cuando los procesos inflamatorios adenoideos persisten (adenoiditis), y el aumento de tamaño de las adenoides no desaparece, la exéresis del tejido adenoideo mediante legrado de la misma (Adenoidectomía) suele el tratamiento de elección para evitar complicaciones de malformación craneofacial, y la evolución a procesos otológicos crónicos.

Esta cirugía suele estar frecuentemente asociada a la colocación de drenajes transtimpánicos.

AMIGDALITIS AGUDA

La amigdalitis aguda es la inflamación de la amígdalas faríngeas, la mayoría de las veces el agente causal es un virus. Cuando la causa es de origen bacteriano el agente causal mas frecuente es el Streptococcus pyogenes.

El diagnóstico de la amigdalitis aguda es fundamentalmente clínico y por los hallazgos de exploración. La aparición de complicaciones como abscesos periamigdalinos o parafaringeos es poco frecuente en la infancia.

El tratamiento de las amigdalitis víricas es sintomático mediante analgésicos y antiinflamatorios. Si se trata de una amigdalitis bacteriana debemos añadir un antibiótico.

Un motivo de consulta frecuente es debido al tamaño de las amígdalas. Esto no es un problema por si mismo a no ser que produzca obstrucción de vía aérea superior y sea causa de pausas de respiración nocturna durante el sueño. En este caso la amigdalectomía soluciona el problema.

Cuando los episodios de infección se repiten a pesar del tratamiento antibiótico correcto, las amígdalas se convierten en un foco de infección, por lo que la amigdalitis de repetición es el motivo mas frecuente de indicación de amigdalectomía. Existen varias técnicas para la exéresis de la amígdalas como la disección fría, exéresis con pinza bipolar o coblation. Se realiza bajo anestesia general y habitualmente el ingreso durante una noche suele ser suficiente en este tipo de intervenciones.

Comments are closed.