Faringe

FARINGITIS AGUDA

La faringitis es todo proceso inflamatorio que afecta a la mucosa de la faringe y/o al tejido linfoide distribuido por toda ella. Puede ser en forma de folículos diseminados por toda la faringe, o en forma de conglomerados como lo constituyen las amígdalas Palatinas (amigdalitis), tubáricas, lingual y faríngea.

Existen dos tipos de Faringitis, Agudas y Crónicas.

La presentación clínica mas habitual consiste en dolor de garganta, dolor al tragar, fiebre y malestar general.

La causa mas frecuente de Faringitis aguda es la de origen infeccioso viral (50%), son altamente contagiosas, siendo el tratamiento sintomático con analgésicos, antiinflamatorios suficiente, y resolviéndose el cuadro en pocos días. Entre el 15 y el 30 % de las faringitis agudas son de origen bacteriano y el streptococcus pyogenes es el germen mas prevalente. Producen dolor intenso con la deglución, mal olor de boca, dolor de oído de forma refleja y un cuadro general importante con fiebre de 38-40, malestar general y rechazo al alimento. A la exploración se observa una faringe enrojecida con exudado blanquecino, purulento, además de la aparición de ganglios inflamatorios reactivos en la palpación del cuello.

Cuando el origen de la faringitis aguda es bacteriano hay que añadir un antibiótico adecuado al tratamiento. La diferenciación entre vírico o bacteriano se realiza por la sintomatología del paciente y por la exploración física, por lo que es el especialista en otorrinolaringología o el médico de atención primaria quien debe realizar el diagnóstico e instaurar el tratamiento adecuado. Debido a que es una patología con una incidencia muy elevada, la práctica del autotratamiento también lo es, incluso con la utilización de antibióticos que, o no están indicados o no se toma la dosis o el tiempo necesario para la resolución completa del problema. Esta práctica conduce a la generación de resistencias al tratamiento antibiótico y a la evolución hacia complicaciones que pueden llegar a ser graves.

Debido a que las faringitis pueden evolucionar a complicaciones locales o generales potencialmente graves, debe acudir a su médico o especialista en otorrinolaringología ante una mala evolución de la enfermedad.

Un cuadro muy conocido es la Amigdalitis aguda (“anginas”). Produciendo como todos sabemos intenso dolor al tragar, inflamación de la amígdalas y un cuadro general importante con fiebre alta, dolores musculares y malestar general. El tratamiento de cada episodio de amigdalitis varía según sea vírico o bacteriano como todas las faringitis.

Cuando el número de episodios de infección son muy frecuentes o aparecen complicaciones como flemones periamigdalinos, la cirugía mediante la amigdalectomia suele ser el tratamiento de elección. Hoy en día las indicaciones de amigdalectomía están muy estandarizadas, por lo que su especialista en otorrinolaringología tras la entrevista clínica y exploración física, le indicará si cumple criterios quirúrgicos o no.

FARINGITIS CRÓNICA

En general el paciente con faringitis crónica acude al médico por molestias faríngeas inespecíficas, sensación de estorbo faríngeo, molestias de larga evolución pero mucho menos intensas que en las faringitis agudas. No se suele acompañar de sintomatología a nivel general.

La causa suele ser múltiple existiendo causas locales y constitucionales, afectando fundamentalmente a adultos.

Las principales causas que producen una modificación de la mucosa faríngea son: Obstrucción nasal, aire acondiciona, sequedad y polución ambiental, tabaco y alcohol, mala higiene bucal, escasa ingesta de agua, reflujo gastroesofágico, uso de fármacos, enfermedades sistémicas (diabetes…) e infecciones de vecindad.

El diagnóstico y tratamiento se basa en una historia clínica minuciosa para detectar cual es la causa del problema y poder instaurar el tratamiento adecuado e individualizado a cada paciente.

 

Comments are closed.